calidad aire en museos de dinosauriosEl elevado tránsito de visitantes de los museos enfatiza la proliferación de agentes contaminantes y partículas que circulan por el aire, las cuales repercuten en la resultante calidad del aire o ambiente interior de los museos. La falta de gestión de la misma puede, en casos extremos, deteriorar la obra de arte, además de perjudicar la salud de los visitantes y trabajadores del museo.

Para regular la calidad de los ambientes en los museos,  es preciso medir el nivel de contaminantes químicos existentes, pudiendo encontrar formaldehído o ácido acético, peróxido de hidrógeno, ácido nitroso, entre otros; si no se nivelan pueden dañar las obras de arte.

Los consultores CAI de ACTUALIA, son expertos en el sector y cumplen la misión de asesorar cómo mejorar la calidad del ambiente de los museos para aprobar con éxito las inspecciones obligatorias que realiza Sanidad.  Los profesionales de ACTUALIA, entre otras funciones, controlan los microorganismos latentes para conseguir una calidad del aire óptimo que no haga peligrar la conservación y la naturaleza de las obras. Otro factor importante que se debe controlar es el índice de humedad relativa y absoluta y la temperatura idónea, tanto en las salas con en las vitrinas.

Con el fin de controlar la temperatura y humedad, se recomienda implantar una ventilación idónea y un correcto sistema de climatización en los museos , que permitan un flujo de aire y renovaciones por hora correctas. Así, se incrementa el bienestar de los visitantes y la vida de las obras de arte.

Desde ACTUALIA, técnicos de calidad de ambientes interiores, se recomienda cuidar la cantidad de flujo de aire, para evitar dispensar insuficiente cantidad o mal repartidas, lo cual genera microclimas, es decir salas frías. En cambio, si hay un flujo de aire excesivo, provoca la deshidratación de los materiales de las obras de arte o el calor de los sujetos presentes, por ello, la instalación de climatización en los museos debe realizarse con precisión. También hay que evitar utilizar mobiliario ostentoso, evitando crear corrientes alrededor, y por ende, un microclima en la sala donde se ubica.

La experiencia de los técnicos de ACTUALIA y los estudios realizados afirman que manteniendo una humedad relativa entre 70-80%, se mantiene la calidad ambiental del museo idónea, evitando contaminantes. Sin embargo, cuando la humedad relativa está entre 55-60% se producen microorganismos que perjudican la conservación de las obras, además de influir negativamente en el bienestar a los visitantes. Para la consecución de los valores expuestos, es preciso tener en cuenta la masiva afluencia de personal, los cuales propician un aumento de la concentración de agentes contaminantes y, por lo tanto, el deterioro de la calidad del ambiente de los museos y de las piezas expuestas. ACTUALIA indica las pautas para lograr la humedad óptima del lugar.

Es necesario realizar periódicamente revisiones de la calidad de los ambientes en los museos para valorar el parámetro de contaminación que existe cuando hay poca afluencia de visitantes, también cuando hay mucha; con el objetivo de comparar la repercusión que produce en la calidad ambiental. Los expertos en CAI de ACTUALIA asesoran cómo conseguir los niveles óptimos de calidad de ambiente en los museos exigidos por los inspectores de Sanidad.