Calidad del aire en los hospitales y quirófanosLa categoría de la calidad del aire en el interior de los hospitales pertenece, según el Reglamento de las Instalaciones Térmicas (RITE) en los edificios, categoriza la calidad del aire en el interior de los hospitales de IDA1. Es decir, se obliga a que haya una adecuada calidad en los ambientes de los hospitales porque puede afectar a los huéspedes de las edificaciones.

La calidad de todos los ambientes de los hospitales debe de garantizar y proporcionar la demanda de confort térmico e higiene que se necesita. Uno de los factores clave para conseguirlo es hacer uso de un sistema de climatización y ventilación eficientes que eviten la propagación de agentes contaminantes (microorganismos, bacterias, gases narcóticos, sustancias odoríferas, desinfectantes, etc.)

Para la consecución de una buena calidad en los ambientes de los hospitales, es preciso purificar y desinfectar de las zonas comunes, sobre todo, ya que propicia tráfico de gente con diferentes patologías e infecciones. Los quirófanos, las salas de curas, las salas de reanimación o los laboratorios son otros lugares donde debe incrementarse la limpieza.

Otro factor muy importante a tener en cuenta, son personas vulnerables a los agentes contaminantes que se puedan producir, y por tanto, habrá que extremar las precauciones en este sector para no ver mermada la salud de los pacientes.

 

La mala calidad de los ambientes en los hospitales es generada, principalmente, por la presencia de los siguientes factores:

  • En el sistema de calefacción y en las cocinas se producen monóxido y dióxido de carbono.
  • De los equipos de las instalaciones se producen óxidos derivados del nitrógeno.
  • Formaldehído y compuestos orgánicos formados por distintos derivados procedentes de la madera utilizada en mobiliario y para algunas paredes y suelos.
  • El radón aparece en algunos materiales que se emplean en la construcción y en la decoración, como son las rocas, suelos, ladrillos y hormigón.
  • Los elementos ignífugos contienen asbesto.
  • La humedad y el moho que se pueden encontrar en las paredes, en los suelos y en el mobiliario por el estancamiento de agua.
  • La legionella es una neumonía muy peligrosa que los grupos de riesgo más abundantes son los ancianos, niños y personas que tengan débil el sistema inmunológico. Sus efectos son una variación de gripe, fiebre de Pontiac y si no se detecta pronto la muerte.
  • Entre muchos otros factores que hacen que la calidad de aire interior de los hospitales sea perjudicial para la salud de las personas.

Muchas de las medidas adoptadas en el diseño y en la construcción del edificio no tienen en cuenta las consecuencias que pueden afectar a lo referente a la calidad del aire interior.

 

Los expertos en CAI de ACTUALIA determinan las causas exactas del problema de una mala calidad en el ambiente de los hospitales con el fin de emprender una estrategia personalizada para minimizar el problema. Los profesionales recomiendan:

  • Realizar filtraciones del aire continuas para evitar que se propaguen contaminantes por el aire.
  • En las zonas que sean susceptibles a la humedad realizar un sellado de paredes, ventanas y puertas para que no puedan producirse contaminantes microorgánicos.
  • En la zona de cocinas utilizar un sistema de extracción de humos adecuado al volumen que hay que extraer para reducir olores y humos en las zonas de alrededor de la cocina.
  • Utilizar el volumen necesario de aire fresco en cada estancia individualmente.
  • Comprobar la eficacia del sistema de climatización y ventilación.
  • Evitar las corrientes de aire excesivas.
  • Utilizar el grado de iluminación adecuado en cada estancia según la actividad que se va a realizar.
  • Aprovechar lo máximo posible la luz natural.
  • Las salas donde sea necesario tener mucho ruido, como pueden ser discotecas o salas de fiestas dentro del hotel, se deberán aislar acústicamente.
  • Las salidas de aire de las salas donde se utilicen aparatos que emitan contaminantes que den al exterior.
  • Realizar las revisiones e inspecciones obligadas del sistema de climatización.
  • Limpiezas profundas donde se pueda estancar agua, como en las duchas.