alidad del aire en clínicas veterinaria opera a un perroSegún el Reglamento de las Instalaciones Térmicas (RITE) en los edificios, la calidad del aire en el interior de las clínicas se encuadra en la categoría IDA1; significa que se requiere un ambiente interior óptimo para salvaguardar la salud en los pacientes y profesionales.

La calidad de los ambientes en las clínicas debe garantizar y proporcionar el confort térmico e higiene necesarios, según la actividad que se realice en cada estancia, para los pacientes y profesionales de este sector. Una buena calidad del aire en las clínicas se consigue aplicando un sistema de climatización y ventilación correcto, con el objetivo de minimizar el nivel de agentes contaminantes perjudiciales para salud de los ocupantes.

En el proceso de mejorar la calidad del aire en clínicas es necesario purificar y desinfectar las zonas donde hay afluencia constante de personas con diferentes patologías e infecciones, como puede ser las salas de espera, las consultas de los médicos, etc. Otro factor muy importante a tener en cuenta, es la vulnerabilidad de algunos sujetos a los agentes contaminantes. Por tanto, en el sector de la sanidad habrá que extremar las precauciones para que no se vea mermada la salud de los pacientes.

 

La mala calidad de los ambientes en las clínicas es generada, principalmente, por la presencia de los siguientes factores:

  • El óxido de nitrógeno que se produce en las cocinas de los hospitales y en las calefacciones de gas. Los efectos son tos, dificultad al respirar, etc.
  • Compuestos orgánicos volátiles generados por la utilización de productos químicos, como cosméticos, ambientadores, pesticidas, desinfectantes, suelos de vinilo, etc. Consecuentemente, pueden causar moqueo, infecciones pulmonares, bronquitis, etc.
  • El radón aparece en los materiales que se emplean en construcción y decoración, como son las rocas, suelos, ladrillos y hormigón. Un exceso nivel de radón puede provocar cáncer de pulmón.
  • La presencia de alérgenos que conllevan en su composición polvo. Sus efectos son las alergias, asma, estornudos, lagrimeo, etc.
  • La humedad y el moho de paredes, los suelos y mobiliario. Su presencia pueden causar problemas de asma, alergias, moqueo, bronquitis, etc.
  • La legionella es una neumonía muy peligrosa que puede producir la muerte. Los grupos de mayor riesgo son los ancianos, niños y personas con el sistema inmunológico débil, muy común en el sector de la sanidad. Sus efectos son una variación de gripe, fiebre de Pontiac y si no se detecta pronto la muerte.

 

Los expertos en CAI de ACTUALIA determinan las causas exactas del problema de una mala calidad en el ambiente de las clínicas, con el fin de emprender una estrategia personalizada para minimizar el problema. Los profesionales recomiendan:

  • Realizar periódicamente la deshumidificación de las zonas donde se produzca humedad para evitar la producción de hongos.
  • Mantener en óptimas condiciones el sistema de ventilación.
  • Utilizar la iluminación correcta en cada lugar de la clínica evitando los espacios oscuros.
  • Aislar acústicamente las salas donde se puedan producir ruidos molestos.
  • Evitar las humedades y moho manteniendo una adecuada higiene en paredes, mobiliario y suelos.
  • Aislar las máquinas generadoras.
  • Las tomas de aire exterior evitar que estén cerca de las salidas de garajes y, tampoco, cerca de las salidas de aire viciado ni torres de refrigeración.
  • La temperatura de la climatización de las clínicas debe ser adecuado para cada espacio y para la cantidad de personas que ocupen dicho espacio.
  • Mantenimiento, limpieza e inspección periódica del sistema de climatización de las clínicas y comprobación de su funcionamiento y eficacia.calidad del aire en clinicas veterinario operando animal
  • Realizar limpiezas periódicas de las instalaciones de ventilación con equipos de lavado húmedo.
  • La temperatura de la climatización de las clínicas debe ser adecuado para cada espacio y para la cantidad de personas que ocupen dicho espacio.

 

La realización de estas recomendaciones y llevando a cabo las revisiones e inspecciones que se tienen que realizar obligatoriamente por expertos homologados se obtendrá una la calidad de aire en el interior de las clínicas más adecuado para obtener el confort térmico que precisan los usuarios.