en interiores concurridos deben controlarse el servicio CAIEn los países industrializados los habitantes pasan la mayoría del tiempo en espacios cerrados, por lo que la calidad del aire interior puede afectar seriamente la salud de las personas. De hecho, existen pruebas donde se indica que en los colegios, hospitales, oficinas, residencias de ancianos, museos, clínicas, hoteles, etc., coexisten virus, bacterias, ácaros, partículas, entre otros, que pueden alterar la calidad de aire en el edificio y como consecuencia, originar efectos nocivos para la salud, sobre todo en grupos vulnerables, siendo éstos los niños y los ancianos.

Los cambios socio-económicos de la sociedad han propiciado la creación de edificios cada vez más herméticos, de sofisticada tecnología y equipamiento urbano cada vez mayor. En consecuencia, se va aumentando la exposición de contaminantes ambientales como puede ser de tipo químico, biológico y físicos, en el interior de los edificios. También han aumentado los trastornos de la salud como afecciones respiratorias como el asma y la alergia, sobre todo en la población infantil, ancianos y personas inmunodeprimidas.

Por ello, la OMS (Organización Mundial de la Salud) reconoce el aumento de la contaminación de la calidad ambiental en el interior de los edificios, debido a la humedad y el moho; los productos químicos como los biocidas, formaldehido, ozono, entre otros muchos; y los físicos, como la temperatura ambiental, el ruido, el radón, etc. Éstos son factores muy importantes para el deterioro de la salud en general y por consiguiente, un marco de extrema vigilancia para las autoridades sanitarias.

Según las estimaciones realizadas por la Agencia de Protección Ambiental estadounidense (EPA), en los países desarrollados, los niveles de contaminación ambiental alcanzados pueden llegar a exceder entre 10 a 100 veces la concentración del exterior. Este hecho, unido a las condiciones operativas del sistema de ventilación no adecuadas y a la refrigeración y/o calefacción convierten la mala calidad de aire en el interior de los edificios en un problema potencial.

Para conseguir el bienestar y confort en el interior de los edificios, los consultores de ACTUALIA recomiendan la circulación del aire, realizada por medio de ventilación mecánica. Así, se consiguen eliminar agentes dañinos en determinados sectores. En ellos recae la obligación de realizar tratamientos que aseguren la óptima calidad del aire en el interior de los edificios: